ENSOL – Nutrición Animal

logo-ensol

Servicio Posventa ENSOLPIGS – Manejo de Ambiente

La mayoría de los animales pueden transferir el calor corporal al exterior por medio del jadeo y la sudoración, estos son los mecanismos más importantes para el mantenimiento de la temperatura corporal. Como es conocido, los cerdos carecen de glándulas sudoríparas por lo que no sudan y además presentan pulmones relativamente pequeños. Debido a estas limitaciones fisiológicas y al espesor de su grasa subcutánea, los cerdos son propensos al estrés por calor.


¿Cuáles son los signos clínicos característicos de estrés por calor en cerdos?
Los dos síntomas más claros que se observan cuando los cerdos están expuestos al estrés por calor son el aumento de la frecuencia respiratoria y disminución del consumo de alimento. Además, se evidencia un aumento excesivo del consumo de agua (aumentando la pérdida de electrolitos) y acumulación de ácidos producidos dentro del cuerpo (causando una pérdida del equilibrio ácido/base). Esto eventualmente puede resultar en diarrea o la muerte en casos severos. Pearce et al. (2013) examinaron lo que sucedía con la estructura intestinal cuando los cerdos estaban expuestos al estrés por calor. La investigación demostró que la exposición a 35 ° C durante 24 horas produjo resultó en un dañó significativo en la función de defensa intestinal y también en un incremento de los niveles de endotoxinas plasmáticas. Estos autores fundamentan que cuando los cerdos están expuestos al estrés por calor (incluso por tan solo dos a seis horas), sus sistemas de defensa intestinal se ven significativamente comprometidos favoreciendo la oportunidad de infección, ya que las bacterias patógenas pueden invadir el cuerpo más
fácilmente.

Los cerdos pueden disipar el calor al medio ambiente principalmente por 2 vías:
_ Sensible.
_ Pérdida de calor latente


La pérdida de calor sensible es un proceso físico (por conducción, convección y radiación) que depende principalmente de la diferencia de temperatura del cuerpo y la superficie de intercambio. Como la pérdida de calor sensible depende de un gradiente térmico, se vuelve menos eficaz cuando la temperatura ambiente se aproxima a la temperatura corporal.

La pérdida de calor latente requiere de un gradiente de presión de vapor de agua entre las superficies de intercambio y el medio ambiente. Una alta humedad relativa del aire puede limitar severamente la pérdida de calor latente. En los cerdos, la pérdida de calor latente se produce principalmente por el aumento de la frecuencia respiratoria, o jadeo (evaporación).

El intercambio de calor que se transfiere entre el animal y su entorno puede
realizarse mediante 4 métodos básicos:

_ Conducción
_ Convección
_ Radiación
_ Evaporación


Comprender cómo los animales ganan o pierden energía es clave para comprender
la interacción del animal con el medio ambiente.
Conducción: la transferencia de calor se produce como resultado del contacto del animal con otra superficie, que difiere de la temperatura corporal (39,5 ° C). Generalmente, la conducción de calor se realiza a través del suelo. Un animal parado pierde poco calor por conducción. La conducción representa del 5% al 10% del calor total intercambiado en climas cálidos, porque la diferencia de temperatura es
pequeña y solo el 20% de la piel del animal entra en contacto con la superficie del suelo.

Convección: la transferencia del calor se produce como resultado del contacto físico del animal con el aire (agua o barro) a una temperatura diferente a la corporal. Los principales componentes que afectan la velocidad de convección son la diferencia entre la temperatura de la superficie y del fluido, la velocidad del fluido y el área de contacto. Este es un método eficiente de enfriamiento siempre que se cumplan algunas condiciones:
Velocidad del aire de al menos 1 metro/segundo.
Con temperaturas del aire entre 25 ° C y 35 ° C, los cerdos pueden disipar hasta un 30% de su calor corporal por convección en el aire circundante.


Radiación: la pérdida de calor está directamente relacionada con la aislación del galpón que mantiene las superficies internas más frescas en verano, especialmente el techo y las paredes. La radiación suele representar aproximadamente un 25% del intercambio de calor total del animal en verano, pero si la temperatura de la superficie es superior a la del animal, el animal ganará calor. La superficie de la piel
del animal está constantemente irradiando o recibiendo radiación de su entorno.
Cuando la pared y el techo están más fríos que la piel del animal, podrá eliminar temperatura corporal por este mecanismo.


Evaporación: la pérdida de calor a través de la respiración es un proceso importante, especialmente a altas temperaturas. Los componentes que más afectan la tasa de evaporación y la transferencia de calor son la cantidad de vapor de agua (humedad relativa), la temperatura del aire alrededor del animal, la velocidad del aire sobre el área húmeda del animal y el volumen de aire que respira.
La respiración representa aproximadamente el 40% de la pérdida total de calor. En consecuencia, para aliviar el calor, es importante mantener el aire alrededor de la cabeza del animal lo más fresco y seco posible.
En el siguiente gráfico se puede observar los porcentajes de los diferentes mecanismos
de pérdida de calor:

Procedimiento para la verificación de los sistemas de ventilación y refrigeración para verano
Galpones con ambiente controlado.

Extractores:
_ Revisar y limpiar las aspas de los extractores, persianas, rejillas y marcos; selle para minimizar las filtraciones parasitas de aire y mejorar la eficiencia del sistema.
_ Verificar que las rejillas y persianas estén limpias y sanas, que las persianas del extractor abran correctamente según la potencia de extracción.
_ Revisar que el voltaje que llega al motor sea correcto.
_ Verificar el estado y tensión de las correas de los motores, si estas están desgastadas (deshilachas, cuarteadas), es muy importante porque se pierde eficiencia delos extractores.
_ Verificar el alineamiento de la polea.
_ Revisar la integridad del cono.
_ Verificar ruidos extraños de los motores que pueden llevar a sobrecalentamientos de los mismos y a una disminución de su rendimiento.
_ Controlar rodamientos.
_ Medir la velocidad de aire en diferentes puntos del galpón y de promedio que debe ser como mínimo 2 metros/segundo para un galpón de engorde.


Inlets de ático o de techo:
_ Cerrar para que no ingrese el aire caliente que se dispone entre el techo y el cielo raso sobre los animales.


Inlets laterales (ingreso del aire exterior pasando por el panel, luego al pasillo
y a la sala):

_ Regular la apertura de los Inlets para un correcto direccionamiento del aire. Usar un anemómetro para asegurar que se logra la velocidad de aire deseada a la salida del inlets con el ingreso de cada extractor.


Cortinas:
_ Revisar si hay problemas de filtración, reparar roturas y reemplazar cuando sea necesario.
_ Controlar que la cortina ingrese por lo menos 25 cm al babero y bolsillo. Revisar las cuerdas; tensar o reemplazar las cuerdas cuando sea necesario.
_ Test de sellado:
Los galpones con buena hermeticidad deben tener una presión estática como
mínimo de 0,15 pulgadas de agua con todo cerrado y con un extractor de encendido.

Panel de enfriamiento:
_ Usar un anemómetro para verificar la velocidad del aire a la salida del panel evaporativo que tiene que ser de un 1,5 a 2,0 m/s.
_ Medir la temperatura a la salida del panel para determinar que el enfriamiento del aire concuerda con la meta de reducción adecuada de temperatura.
_ Revisar el panel de enfriamiento por problemas de filtraciones; sellar filtraciones
si las hubiera.
_ Verificar que el panel esté húmedo y sin zonas secas; si hay zonas secas purgar y limpiar el sistema de goteo. Un sistema de filtración de agua puede ser beneficioso para reducir futuros problemas.
_ Revisar si hay calcificación y acumulación de algas, limpiar y reemplazar el panel cuando sea necesario. Existen productos disponibles para tratar el panel con el fin de extender el tiempo entre limpiezas y su vida útil.
En el siguiente gráfico se observa las mediciones de velocidad del aire en diferentes puntos del galpón.

La velocidad de aire promedio en diferentes puntos del galpón tiene que tener como mínimo 2 metros/segundo para animales en engorde.

En el siguiente gráfico se observa la velocidad de aire a la salida del panel (1,5 a 2,0 m/s).

Galpones con ventilación natural:
La ventilación natural depende del flujo de aire a través del galpón y de la diferencia de temperatura entre el interior y exterior. Durante condiciones climáticas adecuadas, la ventilación natural puede brindar aire de buena calidad a los cerdos, pero puede ser difícil controlar su flujo (velocidad y dirección). En los días que no hay viento el edificio tendrá una ventilación insuficiente y durante los días ventosos el edificio podría estar ventilado en exceso.
Para los galpones con este sistema de ventilación se recomienda el uso de cortinas automáticas para atenuar el impacto del clima, especialmente en aquellos lugares con grandes fluctuaciones de temperatura.
_ La ventilación natural depende principalmente de la dirección del viento. La orientación del edificio debe estar en relación a la dirección de los vientos predominantes.
_ Instalar los galpones en sitios elevados y considerar al menos 30 m de distancia entre los edificios.
_ La ventilación natural pierde eficiencia en galpones anchos mayores a 12-14m.
_ Los edificios con ventilación natural deben tener aleros lo suficientemente anchos para proteger a los cerdos de la lluvia y de la luz solar directa.
_ La primavera y el otoño tienen amplias oscilaciones de temperatura, por lo tanto, se necesita ajustar varias veces al día la abertura de las cortinas. Un sistema automático de cortinas es una buena medida para ayudar a manejar el ambiente.
_ Los cambios continuos de temperatura en galpones con ventilación natural aumentan las probabilidades de problemas respiratorios y diarreas.
_ Los ventiladores y rociadores pueden reducir el estrés térmico mediante el aumento de la convección y evaporación. Sin embargo, la efectividad del uso de agua para reducir el estrés térmico depende de la humedad exterior.
_ Evitar los cortavientos en la dirección de los vientos predominantes. Mantener las entradas de aire limpias y libre de objetos.
_ Aislamiento del galpón.
_ Cantidad y direccionamiento de los ventiladores por galpón.


Uso de Agua para enfriamiento: puede ser un método de enfriamiento efectivo a través de la pérdida de calor por evaporación. Se prefieren los rociadores de gota gruesa en lugar de los nebulizadores ya que se ha comprobado que son más efectivos como se evidencia en el siguiente gráfico
Efecto del sistema de enfriamiento húmedo en cerdos de engorde (29°C/50% HR)

Las normas generales para enfriamiento con rociador son:
_ Los cerdos deben pesar más de 45 kg.
_ Evitar su uso en cerdos de destete.
_ El tamaño y la posición de las boquillas para humedecer deben abarcar aproximadamente el 50-60% del área del corral.
_ El slat debe estar casi seco antes de volver a rociar agua.
_ Mantener una proporción de 30-35 cerdos por rociador o boquilla para evitar competencia.
_ Tener al menos un rociador o boquilla por corral.
_ Mojar los animales y luego dejar de rociar para que el agua se evapore.


Inclinación de los ventiladores:

Es importante la inclinación de los ventiladores para aumentar la velocidad de viento sobre los animales y lograr disminuir su sensación térmica.
Cálculo de cantidad de ventiladores por galpón y orientación:

Las Velocidad del aire y humedad

Categorías: folletos

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas Ayuda?